Perded toda esperanza

Caer al suelo
no es tan duro
como rebotar y caer al suelo.

O como lanzarse desde un quinto piso,
rebotar
y caer al suelo.

O como dejar una nota sobre la luna hecha pedazos,
lanzarse desde un quinto piso,
rebotar
y caer al suelo.

O como escribir
Jamás entenderán las flores
por qué te resulta bello
deshojar sus pétalos,
dejar la nota sobre una luna hecha pedazos,
lanzarse desde un quinto piso,
rebotar
y caer al suelo.

Por lo demás, sí.
Para todo es ya
demasiado tarde.

Cosas de gatos

Saco a mis gatos
de mañana
por el jardín.

Les doy comida,
pescado sin espinas,
caricias,
baños de espuma,
calor meridional sin huracanes.

Pero ellos quieren asaltar la noche,
cazar roedores o insectos,
incendiar azoteas,
cruzar las calles envueltos en llamas
mientras silban las bombas
y consumen siete vidas.

Yo sólo quiero gatos de jardín...
Gatos sin astillas
gatos de espuma
gatos que no se comporten como gatos
y engorden imaginando notas
junto al violín desafinado.

La mujer de la limpieza

Es extranjera menuda
como muchas que proceden
de esos lugares que abandonas en cuanto puedes.

Siempre pregunta
¿Como está hoy mi niño?

No imagino su vida allá,
la que decidió cambiar por fregonas de acá.

Siempre sonríe
aunque muchas veces sepa
que las cosas están realmente mal,
que a poco peor que se pongan,
se irá.

De vuelta a su vida de allá.
La que no quiero imaginar.

Hoy hemos hablado de las molestias
en mi pierna derecha,
como si de todos los gritos,
fuera ese el más desgarrador.

Sin apartar su mirada de ultramar
ha sonreído una vez más.

Claro mi niño,
todos tenemos nuestro pequeño dolorcito...

Nocturnidad

AUTOR

Mi foto
Engendro soñador mutable, de efectos secundarios impredecibles.