Alisos Negros

Llegó el tiempo de los caracoles
y en la casa sólo habitaban
luces de luciérnaga y nubarrones grises
amenazando lluvia.
Acurrucada bajo un paraguas hecho jirones
acariciabas tu antebrazo
como muñecas de la niñez,
y apenas un hilo de voz te abrigaba:

Volverás con el albor del otoño,
lo sé…

Sintiéndote hoja de encina.

Sabiéndonos a hurtadillas
alisos negros.

Se me antoja que volverás…

Y sabré entonces qué hacer
con todo ese amor
que dejé de dar.

Fue así que tomé tu aliento
como sorbo de café,
devolviendo los suspiros a la luna
y dejando anochecer,
mientras maúllo en tu regazo.

enol.sangayo.agosto.2008

2 paseos:

mariposasalvuelo 29 de agosto de 2008, 5:36  

No sé porque razón, no había encontrado el paraguas de tu voz poética. Pero te juro, que ha sido hermoso descubrite. Todo tu blog es bellísimo. Y si no te molesta por aquí andaré, sobrevolando. Un abrazo.

enol sanyago 30 de agosto de 2008, 20:30  

Es un placer tenerte por esta calle Alejandra.Siénte libre de pasear por ella siempre que quieras. Recibiré tus alas con mis brazos abiertos. Gracias por tus palabras.Un abrazo.

PD: Tus mariposas al vuelo son también un estupendo descubrimiento para mí (aunque te sigo en Alaire), que ya mismo enlazo.

AUTOR

Mi foto
Engendro soñador mutable, de efectos secundarios impredecibles.