Libertad sin condiciones


Ricardo del Olmo nos lo comentó comiendo. Lleva más de 20 años regentando este lugar, antigua vaquería, refugio sindical en los 70, cobijo de cantautores, cuentacuentos y, como no...poetas. Llego tarde a contarlo porque la libertad es caprichosa y no está siempre disponible. Menos mal que existen las tardes de domingo...

Nos reunimos el 14 de noviembre para celebrar una Antología que merece la pena ocupar su hueco en alguna de esas estanterías suecas que montamos como pudimos. Luis de Pablos se ha ocupado de la administración del Foro de este sacro lugar durante bastante tiempo. Han llegado a querer partirme las piernas, nos dice, con cierto cansancio de batalla. Jose Luis Zúñiga estaba ya impaciente por calentar las cuerdas de su guitarra. Se ha prodigado poco, aunque talento no le falta. Y había expectación por su regreso. Yo miraba con desconfianza el pescado del menú. Todos sabemos que los peces que despacha Mercamadrid los sábados llevan ya varios días muertos... Y aunque una diarrea nunca es bienvenida, mucho menos cuando presentas un evento.

Se abrieron las puertas. Nunca deja de ser emocionante ponerles caras a las voces, a las palabras, a las fotos que siempre colgamos a lo National Geographic.  Abrieron Ricardo y Luis.  Hicieron mal en pasarme el micrófono... Un primer aplauso para Mayte S. Sempere, por ser la poeta con muleta que más poemarios es capaz de crear a la vez. Después, una breve introducción de todos los poetas llamados a recitar: Tino Lobato (con acompañante a la guitarra), Cristian Piné, Enric Folch, Noja Polman, Ana Clavero, Esteban Romano... y cerramos la primera parte el Señor Zúñiga y yo mismo, recitando a dúo uno de los poemas de Blanca Sandino, en su memoria. Llegó la pausa musical de manos de Zúñiga. Las vallas repelieron el ataque incontrolado de unas cuantas fans histéricas, arrojadas finalmente a las calles para ser evacuadas por el 061. Recuperada la paz, continuamos con la segunda parte del recital. Gloria Rial leyó poemas de Abraham Gallego y Ana Muela Sopeña. Continuó la Gran Amparo Bletisa, haciendo lo propio con poemas de Billy Mcgregor y Ernesto Pérez Vallejo. Y llegó el momento de hacer un simulacro de la tomatina y ver si es cierto eso de que los poetas no tienen puntería. Recitaba yo mismo (y no es cierto el rumor, joder). Hice lo que pude con poemas propios y de Carmen Iglesia (debo redimir mis pecados, y son tantos...). Los presentes le encontraban cierto placer a arrojarme verduras diversas, por lo que también recité, por petición, a Giovanni Collazos y Victor Vergara (siento especialmente lo que hice con tus poemas, Victor, pero no es fácil vocalizar y esquibar armas ecológicas de destrucción masiva a la vez). Segunda pausa y Zúñiga de nuevo deleitándonos con notas acústicas y letras irónicas, muy del agrado del público, ya más contenido. Tino debió ver la oportunidad de regresar a tierras extremañenas con parte de la cosecha, así que nos hizo un bis con poemas de Ana Clavero, alma mater del Foro. Con el escenario ya despejado, cerró Luis de Pablos con poemas propios y de Carmen Iglesia.

Bonito anochecer de sábado, la verdad. Me llevé Las Siete Vidas del Gato de Tino Lobato (eres grande, desprendes una energía muy especial), el acento con sabor a mar de Ana Clavero, un abrazo reconfortante con Carmen Iglesia (harías muy dulces los recitales, estoy seguro), la mirada limpia de Noja Polman, las maravillosas (e inmerecidas) palabras de la mujer de Luis, la ternura de la familia de Zúñiga (sois unas santas!), la amabilidad de Cristian, el catalán de Enric (tengo cierta debilidad por este idioma), la explosiva timidez pelirroja de Bletisa, la afonía de Giovanni (siempre cercano y poeta), las dudas de Esteban... Y la paciencia de unas amigas asturianas que tenía de visita, desesperadas ya por perderse en la noche madrileña (disculpas si me he olvidado de alguien, la deficiencia neuronal, es así...). Agradecimiento a Ricardo por todo (incluído el regalo de Agua, símbolo y memoria) y a Javier por la confianza que pone en este engendro cada vez que le sugiere presentar algo. Ya sois parte del todo.

Hay más crónicas, incluso con fotos, en MAR DE LA TRANQUILIDAD, HABITÁCULOS o en SIN ESCRÚPULOS INNECESARIOS, por si pensáis que se me ha ido la pinza en algún momento con esta crónica. Ocurre lo mismo con La Biblia y hay quien se la cree a pies juntillas...cómo sois.

5 paseos:

Jose Zúñiga 23 de noviembre de 2009, 15:04  

Como siempre, cronista impecable. Por cierto, la presidenta de mi club de fans ha abierto expediente a las alborotadoras, le he rogado que no sea severa.
Y mis santas te mandan sufridos saludos

Mayte Sánchez Sempere 24 de noviembre de 2009, 14:19  

Joooo, y yo me lo perdí :(

Menos mal que lo cuentas (a tu manera y sorprendentemente sin maldades, mmmm, esto tendré que estudiarlo detenidamente).

En fin, que gracias, que me alegra infinito que saliera así de bien.

Besos, nos vemos el viernes, es una orden :)

víctor (gato) 25 de noviembre de 2009, 11:26  

Gracias, ENOL. Me hubiera gustado mucho escuchar mis poemas dentro de tu voz. Es todo un lujo.
Y gracias por la crónica, impagable.

UN ABRAZO.

Abril 28 de noviembre de 2009, 18:59  

un encanto....

Voltios 28 de noviembre de 2009, 19:16  

enol llevaba tiempo para poder linkear tu blog, soy un torpe, ya lo he conseguido, soy angel rodriguez, voltios.

AUTOR

Mi foto
Engendro soñador mutable, de efectos secundarios impredecibles.