Poema 0.3

Si tú quieres te despeino.
Aunque mis manos sean de otoño
y  te encierres en el sótano
porque piensas que te haces mayor.


Si tú quieres nos asomamos al balcón,
aunque nunca hayamos tenido.
Y vemos pasar las ambulancias
y los martes
y las fosas marinas.
Si tú quieres
terminaré por acostumbrarme
a no sentir nada,
como al fumar mata.

2 paseos:

Bismark 18 de marzo de 2012, 6:15  

Un gusto leerte, un excelente poema que me ha gustado mucho.

Anónimo 23 de abril de 2015, 17:53  

Te llamas Enol, el masculino de Enola, el nombre de una de las bombas arrojadas en Hiroshima y Nagasaki, no se cual de las dos fue destinada, cualquiera que haya sido esas cosas no quiere uno ponerse a investigar.

AUTOR

Mi foto
Engendro soñador mutable, de efectos secundarios impredecibles.