Canción para "Adas"

Esto de ponerse a parir sin que venga a cuento o si (lo mismo da) es casi un deporte nacional en este país en el que vivimos y seguramente no será el único. Se hace entre familias, entre amigos, entre conocidos, entre desconocidos... Si hiciéramos un caso distinto al omiso a este tipo de circunstancia estaríamos viviendo desde hace tiempo en jaulas tintadas por ambos lados (para no ver ni ser vistos). El caso es que hay personas que deciden no participar de esta fiesta nacional, tal es el caso de Ada Menéndez, porque no juegan a eso y tampoco deben dar cancha a que otras personas juegen con ella. Lo que ha ocurrido lo podéis seguir en su blog. Del de la provocadora de la situación no diré nada. Advertencia: ESTO NO ES POESÍA. Es una especie de SALVAME DELUXE que, de todos modos, se practica, como digo, fuera y dentro de los blogs, fuera y dentro de los encuentros poéticos, fuera y dentro de nosotros mismos. Ada, te queremos. Y lo único que esperamos de tí es que sigas dejándonos sin respiración. Así que EL CLUB DE LAS BRAGAS DE ADA y yo mismo, te dedicamos esta canción (porque si Bunbury es uno de mis dioses, Sharleen Spiteri es una de mis diosas). Seguir adelante es el único camino. Y oye, sin acritud.



4 paseos:

amor y libertad 21 de enero de 2010, 2:02  

ya sabes que en este tema estoy volcado a favor de ada, enol, gracias por la parte que me toca, el tema me da muy directamente, por muchas cosas

la palabra en cierne 21 de enero de 2010, 11:21  

Como dice Santiago Tena, a mí el tema me da también muy directamente por muchas cosas. Él sabe.

Hago poesía. No me gusta la manipulación y menos cuando soy el objeto de la misma.

Un saludo y gracias por permitir expresarme en este espacio.

ada 21 de enero de 2010, 22:39  

Enol, gracias por tu entrada...eres un amor...espero que volvamos a vernos muy prontito y abrazarnos y besarnos mucho :)

BesosS

Enol Sanyago 23 de enero de 2010, 14:24  

Espero que Santiago y Bea lleguen a buen puerto o sencillamente anclen en otros puertos y listo.

Ada, besinos afayadizos y que sólo importen los abrazos. Incondicionalmente, Enol.

AUTOR

Mi foto
Engendro soñador mutable, de efectos secundarios impredecibles.