La vida no es un cuento chino

Deja de mentirte. Dejad de mentirnos. Esto no es Hollywood. Nadie merece ser clonado. Nada es para tanto. Ni mucho menos, poemas como este. Pero intenta tú volar cometas...

Nueva York cabe en cualquier agujero negro
y en el Barrio Rojo no llueven putas...
Cosas del cambio climático.
Pero el famoso cirujano se quedó con tus tetas
y, de recuerdo,
te llevaste dos globos aerostáticos
con los que sobrevuelas el Mediterráneo.
Parir no es lo tuyo. Ni lo mío.
Los amaneceres me congelan los testículos
y, lo confieso,
finjo cuando sonrío en las fotos
(y si no estoy en ellas).
Nunca me gustaron los gatos,
ni los perros,
ni los elefantes,
ni el buitre leonado:
te apunté al canal temático
para que no llenaras la casa de bichos.
Me aburren los puentes de Madison,
he retocado mis caricias con Photoshop
Y no,
la vida no es un cuento chino.
Simplemente está llena de ellos
(de chinos).

enolSanyago

1 paseos:

mariposasalvuelo 7 de junio de 2009, 4:32  

Sr.Don Enol... esto es preciosamente cierto, sabio y con un dejo muy triste.
Que podría ser una canción de Sabina o mucho, mucho más. Y mira que Sabina me gusta, pero me gusta más Sabines y creo que alcanza.
Ves? Me gusta tanto visitarte entre ecos de poesía.
Va un enorme beso y mis GRACIAS.

AUTOR

Mi foto
Engendro soñador mutable, de efectos secundarios impredecibles.