¿Qué es "ser metafísico"?

Según Batania, antes poeta y ahora cronista de potenciales poetas, una de las personas dedicadas al poco-rentable-mundo-de-la-poesía más sobresalientes en la actualidad madrileña es Bárbara Butragueño. Y esto es así porque cada día es más metafísica, personal y literariamente hablando. ¿Y QUÉ ES SER METAFÍSICO?

Los objetos de investigación de la metafísica serian sobre todo los siguientes:

- ser, la
realidad, la nada, la mente, la naturaleza, Dios, la verdad, la libertad, la posibilidad, el cambio, etc.
- cuál es la relación entre los universales y los particulares (
problema de los universales).
- la determinación de la relación entre realidad, en tanto tal, y la realidad tal como se le presenta al hombre a través de su capacidad para acceder al conocimiento.
- cuál es la relación entre ser y deber ser (cfr. “falacia naturalista”).

La metafísica desarrolla las categorías centrales de la
filosofía: materia y forma, acto y potencia, esencia, ser, sustancia, accidente, fin (siendo este muy importante pues reúne a los demás conceptos como dice Santo Tomás: el fin es aquello por lo cual algo es), etc. Para algunos su bagaje conceptual es la base de todas las demás disciplinas filosóficas e incluso, de manera indirecta, de casi todas las ciencias particulares en general.

¿Y QUÉ CONCEPTO DEL SER ESTARÁ DESARROLLANDO BÁRBARA BUTRAGUEÑO?

Concepto unívoco de ser
Según este enfoque, “ser” viene a ser la característica más general de diferentes cosas (llamadas entes o entidades). Es aquello que sigue siendo igual a todos los entes, después de que se han eliminado todas las características individuales a los entes particulares, esto es: el hecho de que sean, es decir, el hecho de que a todas ellas les corresponda ser (cfr. diferencia ontológica)
Este concepto de ser es la base de la “metafísica de las esencias”. Lo opuesto al "ser" viene a ser en este caso la esencia, a la cual simplemente se le agrega la existencia. En cierto sentido no se diferencia ya mucho del concepto de la nada. Un ejemplo de ello lo dan ciertos textos de la filosofía temprana de Tomás de Aquino (De ente et essentia).

Concepto analógico del ser
Según este enfoque, el “ser” viene a ser aquello que se le puede atribuir a todo, aunque de distintas maneras (Analogía entis). El ser es aquello, en lo que los diferentes objetos coinciden y en lo que, a su vez, se distinguen.
Este enfoque del ser es la base de una metafísica (dialéctica) del ser. El concepto opuesto a ser, es aquí la nada, ya que nada puede estar fuera del ser. Se entiende aquí a ser como espacio lleno. La filosofía tardía de Tomás de Aquino nos brinda un ejemplo de esta comprensión de ser (Summa theologica).

¿ALGUIEN HA LLEGADO A LEERSE ENTERA ESTA INSOPORTABLE EXPLICACIÓN SOBRE LA METAFÍSICA?
¿QUÉ LE ESTARÁ PASANDO A BÁRBARA BUTRAGUEÑO?
¿QUÉ LE PASA A BATANIA?
¿Será ésta la explicación a por qué se lee tan poca poesía en el mundo
y es mejor comprarse MILENIUM III?

2 paseos:

Neorrabioso 27 de junio de 2009, 0:52  

Hola, Enol.

Ya empezamos.

En ningún momento dije que Bárbara Butragueño fuera una de las personas más sobresalientes de la actualidad madrileña a causa de que estuviera volviéndose cada día más metafísica. No dije ni la primera parte de la frase ni la segunda, y menos con ese nexo de causalidad. Esa frase, así, tan estúpida, no es mía (digo otras más estúpidas, y quizá tu error venga por ahí). No sólo eso: no me gustan los poetas metafísicos, fíjate tú, soy como Alberto Caeiro. Por otra parte, BB no me parece una de las personas dedicadas al poco-rentable-mundo-de-la-poesía más sobresalientes de Madrid, eso tampoco lo he dicho. A mí me gusta mucho y creo que puede serlo, porque es muy joven y tiene unas facultades descomunales, pero, cuando quieras, te doy los cinco o seis nombres de poetas que me parece que están en la punta-punta.

Lo que dije fue que, contra lo que algunos sostienen, hay un tipo de poesía hacia dentro que no se queda en el mero catálogo del sufrimiento. Es el caso de la poesía de Bárbara. En las frases que dije entraron las palabras "metafísica" y "conceptual", ahí sí, y también frases como "a esta chica ya no la puedo seguir, porque yo soy muy cortito de entendederas y ella cada día es más compleja". Te diré más: la causa de que a mí me guste la poesía de Bárbara Butragueño no tiene nada que ver con la metafísica, lo conceptual o su cada día mayor complejidad, sino porque hace una poesía carnívora, desequilibrada en fondo y en forma, porque hace unas imágenes de una calidad infrecuente y porque alterna el dentro con el fuera, esto es: levanta la cabeza del papel y se hace reflexiones sobre la culpa y la responsabilidad, lo innato y lo aprendido, la resignación o la rebeldía.

En lo que apuntas de que Batania era antes poeta y ahora cronista de potenciales poetas, y sin negar la segunda parte, te diré lo siguiente: Batania ha escrito más de cincuenta poemas en lo que va de año, y cree que la causa de que siga sin escribirlos con la calidad que a él le gustaría es precisamente ésa: que escribe demasiados (por no empezar a reconocer la verdadera causa, esto es, su falta de talento).

Más. Me dice Iratxe que comenzaste a imitarme los nombres en destacado en los foros Alaire, entonces en color verde, y que más tarde te has pasado al rojo, igual-igualico que ese Batania. También me dice Iratxe, no veas qué memoria tiene, que me imitabas las pintadas (tú en photoshop, claro). También dice que "Los breves de sábado" son hijos de unos tales "meteoros", también del neorrabioso. Que te ha visto, tres días después de que el poeta cachicuerno escribiera por primera vez la palabra "poenauta" en su blog, incorporarla inmediatamente a tu arsenal. No digo que Iratxe esté enfadada, eso no: sólo me dice que, ya que eres mi imitador oficial, que formas parte de esa lista creciente de blogueros que es incapaz de estar un mes sin hablar de Batania, y que todo tu bagaje cultural lo has extraído de su blog y de ciertos picoteos en su Anecdotario, ya podías invitarle a una caña de vez en cuando. Porque, y aquí quería llegar yo, jamás me has invitado a una caña, Enol.

Eso es todo. Lo de arriba te lo puedes saltar pero lo de la caña no.


Abrazos metafísicos, patafísicos.

Hasta pronto.

enol sanyago 27 de junio de 2009, 1:57  

Buenas sean las noches, Batania.

Que no. Que no nos líes con tu verborrea (muy aceptable por otra parte). A LOS POTENCIALES LECTORES: NO LE HAGÁIS NI CASO. Tus debilidades hacia Bárbara son evidentes. Y esto no te hace culpable de nada, conste. Tampoco es plan de salir con grabadora, aunque me tiente, porque roza lo ilegal y es mucho más divertido hacer resúmenes estúpidos de diálogos que no habría forma de transcribir, por la extensión y porque siempre nos rodean mujeres ávidas de ir más allá de las palabras (lo que en mi caso hace que se me olviden el 90% de las mismas). Así las cosas, el hecho es que has asociado a BÁRBARA con BRILLANTE y con METAFÍSICA, por lo que entiendo que es justo que los pre-poetas con ganas de ser plenos sepamos en qué se basa el camino a seguir. Hasta con esto me entran ganas de imitar,como ves, lo que me hace dudar de mi genética indoeuropea (algo de japonés tiene que haber en mí, sin duda).

Siempre me da por asociar la imitación con la suplantación de identidades. Y acusarme de ello, hace que me obligues a plantear algo que se comenta mucho por ahí. Hay quien afirma que tus mejores poemas (los de finales de 2007 y principios de 2008) en realidad son de Iratxe y que ciertamente eres tú el que escribe esos que publicas con cuentagotas en 2009, con otro estilo (porque mientras Batania es el gran cronista, Iratxe es la gran poeta). Esto es algo que debe saberse YA, dado que padecemos las consecuencias y echamos de menos a la poetisa auténtica.

Y vamos, que por encima de todas las cosas, lo que es imperdonable es que nunca os haya invitado a unas cañas. Por supuesto, darlo por hecho.

Abrazos sin camiseta neorrabiosa para ti (has sido incorporado a mi lista de rencores porque sospecho que hasta Andrés Mundo se fue con su M a casa al final...Y el imitador oficial se quedó con lo puesto) y beso grande para la musa de todos.

AUTOR

Mi foto
Engendro soñador mutable, de efectos secundarios impredecibles.