La civilización del consumo

A veces, al fin de la temporada, cuando los turistas se iban de Calella, se escuchaban aullidos desde el monte. Eran los clamores de los perros atados a los árboles. Los turistas usaban a los perros, para alivio de la soledad, mientras duraban las vacaciones; y después, a la hora de partir, los ataban monte adentro, para que no los siguieran. Eduardo Galeano. El Libro de los Abrazos. 1989.          

1 paseos:

Nuria 24 de agosto de 2009, 14:11  

...me encanta ese libro

----por cierto, deja ya de cambiarte de vestido que cada vez que entro me pierdo y no sé dónde estoy.... jeje

AUTOR

Mi foto
Engendro soñador mutable, de efectos secundarios impredecibles.