La quinta planta

Aquí se llora solo.
Aquí se sufre solo.
Aquí sólo se mira
al otro lado del cristal
inútilmente
porque allí,
en la otra parte,
al otro lado
nunca hay respuesta;
sólo está el niño
solo.
El niño solo
y la muerte
jugando
entre sus manitas blancas.
la muerte trepando por sus piernas.
La muerte
mirándote a los ojos
ya instalada
en la mirada abismal del niño
que te mira
serio, mortal y blanco
al otro lado del cristal.
Y solo.
Aquí
se muere
solo.
Andrés Aberasturi
Hablando Solo
2008

1 paseos:

Bletisa 25 de agosto de 2009, 11:09  

Pues no es verdad lo que dice Andrés. En mi orgullosa condición de enfermera puedo asegurarte que no están solos.

Un beso.

AUTOR

Mi foto
Engendro soñador mutable, de efectos secundarios impredecibles.