Madame Fatale

PÉGAME,
aunque no me ames.
Como lo hace Madame Fatale
cada jueves por la tarde.

Pégame
mientras los remos bailan
levantando pequeñas nubes de polvo.

Con tu coño abierto
señalando el Edén,
sin encontrar maneras de explicarlo.

¡Pégame!
Antes de que los hijos lleguen
disolviendo nuestros rostros
y me ponga el traje.

enolsanyago

2 paseos:

insomne 28 de agosto de 2009, 20:53  

genial la imagen "con tu coño abierto señalando el eden!"
has modificado mi percepcion de los coños jaja............
(que pena que en argentina no se use tanto la palabra coño porque la verdad es que me encanta)
saludos

Estrella Nazarita 27 de septiembre de 2009, 11:18  

Un poema fuerte, impactante. Me gusta la poesía sin artificios, como la tuya. Enhorabuena por tan buenos versos como los que contiene este blog. Un abrazo, María.

AUTOR

Mi foto
Engendro soñador mutable, de efectos secundarios impredecibles.