Poesía y Música

¿Qué fue primero, la música o la poesía? ¿Habría música sin poesía? ¿Y poesía sin música? Para tratar de reflexionar sobre estas y otras preguntas, qué mejor que pasar una tarde de domingo en cualquier estudio de grabación de Boadilla y en compañía de La Última Apuesta (Ángel, Carlos, Edu y Sandra, por orden alfabético), Óscar Herrador (técnico de sonido) y Virginia (fan incondicional).


En la foto (de izquierda a derecha): Óscar Herrador, Enol Sanyago y Ángel G. Robledillo.

¡MUCHAS GRACIAS POR ESTA OPORTUNIDAD!

P L E A S U R E

5 paseos:

mariposasalvuelo 20 de enero de 2009, 17:42  

Qué fue primero... yo no lo sé, pero sé que no concibo una sin la otra. Siempre aparejaditas.
Que gusto que estés de nuevo aquí.
Ya sabes...sobrevolándote. Un abrazo de año Novo, no tan novo,jejeje.

MI PNA va mejor, gracias 26 de enero de 2009, 22:12  

No sé que sería primero. Lo que tengo claro es que, desde que se encontraron, se unieron y se hicieron inseparables.

Así al menos las siento yo.

Un privilegio compartir esos ratos en el estudio ¿verdad?

enol sanyago 27 de enero de 2009, 0:17  

ALEJANDRA, sé que vuelas por esta calle porque veo revivir en ella las hojas secas. Es tuya, vuelve cuando quieras. ABRAZO para todo el año y todo mi agradecimiento.

MI PNA VA A MEJOR...Puede que conozcas a otra PNA que ha dejado sus palabras antes. Es una buena forma de concebir poesía y música. Aunque yo no creo tanto en lo inseperable como en lo complementario. Tampoco importa mucho, son sólo palabras.
Es un privilegio, mientras siga siendo excepcional...como las pequeñas cosas. Beso excepcional (pequeño).

Asun 28 de enero de 2009, 23:29  

Lo primero fue la pérdida.

enol sanyago 28 de enero de 2009, 23:38  

ASUN, puede que esa sea la primigenia razón de muchas cosas, tienes razón. Bienvenida a esta calle. Si necesitas algo, estamos en cualquier esquina. Muchas gracias por tu comentario.

Abrazo grande.

AUTOR

Mi foto
Engendro soñador mutable, de efectos secundarios impredecibles.